La Tomografía por Emisión de Positrones (Positron Emission Tomography, PET) es una técnica de diagnóstico no invasiva que permite realizar imágenes que muestran el metabolismo y el funcionamiento de tejidos y órganos. Consiste en la administración de un radiofármaco (fluorodeoxiglucosa marcada con 18 fluor) y la detección con gammacámara.

La PET-TAC es un equipo híbrido que combina PET y TAC (Tomografía Axial Computerizada). La PET aporta información funcional o metabólica y la TAC aporta información estructural o morfológica.

La cantidad de radiación emitida y recibida por el enfermo es baja, similar a la recibida en la realización de una TAC de abdomen y pelvis. No se puede realizar a mujeres durante el embarazo.

Un aspecto importante es la relación con la histología. Actualmente la detección con PET tiene una fiabilidad superior al 90% cuando se trata de linfoma difuso de célula grande B, linfoma de Hodgkin clásico, linfoma folicular y linfoma del manto; es menos fiable (50-90%) en los linfomas MALT y en el linfoma de linfocitos pequeños; y no se conoce aún el papel que pueda desempeñar en los linfomas de células T, linfoma de Burkitt, linfoma de Hodgkin de predominio linfocítico y otros.

En los pacientes con linfoma es importante la evaluación inicial para estadiaje siendo este uno de los capítulos más estudiados con esta técnica.

La guías de National Comprehensive Cancer Network (NCCN) recomiendan su uso como esencial en linfoma de Hodgkin, Linfoma de células grandes y linfomas de pacientes con SIDA y para casos seleccionados en linfoma folicular, del manto y marginal. No lo recomienda en LLC/LLBD.

Un aspecto de importancia es su utilización para evaluar la respuesta final al tratamiento (quimioterapia y/o trasplante) ya que los pacientes que negativizan el PET después del tratamiento tienen una más baja probabilidad de recurrencia; no obstante, pueden existir falsos negativos y falsos positivos.

Su utilización durante el tratamiento (es el llamado “interim FDG-PET/CT”) podría ser útil para establecer cambios de terapia adaptados a la respuesta. Los datos de utilidad no están consolidados por lo que su uso debe ser dentro de estudios clínicos.

El uso para el seguimiento y detección de recaídas de forma precoz solo está indicado en determinadas circunstancias y no de forma general.

En circunstancias especiales tales como en la infiltración de la médula ósea y del bazo puede añadir información adicional.

Está por definir su uso para la evaluación de la respuesta en linfomas del sistema nervioso.

Bibliografía


Dann EJ. PET/CT adapted therapy in Hodgkin disease: current state of the art and future directions. Curr Oncol Rep. 2012 Oct;14(5):403-10.

González-Barca E, Canales M, Cortés M, Vidal MJ, Salar A, Oriol A, et al. Predictive value of interim 18F-FDG-PET/CT for event-free survival in patients with diffuse large B-cell lymphoma homogenously treated in a phase II trial with six cycles of R-CHOP-14 plus pegfilgrastim as first-line treatment. Nucl Med Commun. 2013 Oct;34(10):946-952.

Kostakoglu L, Cheson BD. State-of-the-Art Research on “Lymphomas: Role of Molecular Imaging for Staging, Prognostic Evaluation, and Treatment Response”. Front Oncol. 2013 Sep 4;3:212.