• Página de Inicio
  • Mapa Web
  • Acceso a avisos del sitio web
  • Contactar
martes, 02 de septiembre de 2014
Buscar
OTRAS VERSIONES DEL ARTÍCULO
ENLACES DE INTERÉS
  • Acceda a los enlaces más importantes sobre linfomas y mielomas.
Ver enlaces
SELLOS DE CALIDAD
  • Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
  • Web Médica Acreditada. Ver más información
> linfomas > descripcion de los distintos tipos de linfoma > linfoma en pacientes con sida

Imprimir

LINFOMA EN PACIENTES CON SIDA


Revisado por FJ Capote el 11.08.2013

El linfoma no Hodgkin es la segunda neoplasia más frecuente en pacientes con SIDA y se ha considerado una manifestación tardía de la infección por el VIH. Con la aparición de la medicación antirretroviral de alta eficacia (TARGA, HAART) ha disminuido la incidencia de los linfomas, y en algunas series ya el riesgo relativo se ha igualado al de la población general. Es más frecuente en hombres.

Durante el seguimiento de 23.050 personas infectadas por  VIH, 476 (2,1%) desarrollaron linfoma (Linfoma de Hodgkin: 16,6%, Linfoma difuso de células B grandes: 42,2%, Linfoma Burkitt: 11,8%, Linfoma primario de SNC: 11.3% y otros tipos de LNH: 18,1%. La supervivencia a cinco años fue de 61,6% para el Linfoma de Hodgkin, 50,0% para el Linfoma Burkitt, 44,1% para el Linfoma difuso de células B grandes, 43,3% para otros NHL, y  22,8% para el Linfoma primario del SNC.

Además de la forma de presentación sistémica se diferencian el linfoma cerebral primario, linfoma de cavidades y el linfoma plasmablástico.

En la forma de presentación sistémica más del 70% de los pacientes suelen tener afectación extranodal (médula ósea, hígado, meninges, aparato digestivo...). El comportamiento clínico es agresivo. Morfológicamente puede presentarse más frecuentemente como linfoma de células grandes B difuso, inmunoblástico o tipo Burkitt.

El linfoma cerebral primario suele diagnosticarse en pacientes profundamente inmunodeprimidos (niveles de CD4 usualmente menores de 50/ l). Se relaciona con VEB (Virus de Epstein Barr). Es un tumor intraparenquimatoso. La localización más usual es en hemisferios cerebrales, aunque también son frecuentes en ganglios basales, cerebelo, y otras localizaciones. Pueden ser multifocales. Debe hacerse el diagnostico diferencial con la toxoplasmosis.

El linfoma de cavidades representa una entidad diferenciada por sus características clínicas, morfológicas, moleculares e inmunofenotípicas. Se manifiesta como un derrame seroso, en ausencia de masa tumoral adyacente, adenopatías, organomegalia o infiltración medular, en cavidades serosas: pleural, peritoneal o pericárdica. Inmunofenotipo nulo, CD30+. Se relaciona con el herpesvirus-8 asociado al sarcoma de Kaposi (KSHV/HHV-8).

El linfoma plasmablástico tiene predilección por la cavidad oral y ya se incluye como entidad independiente.

Tienen valor pronóstico la cifra de CD4 y el Indice Pronóstico Internacional (IPI), aunque este último  es más controvertido con la utilización de determinados tratamientos. La utilización de estudios PET-TAC está en evaluación.

Para el tratamiento del linfoma sistémico, la eficacia de CHOP no parece suficiente y en algunos estudios la utilización de rituximab, permanece en controversia.

Un régimen con buena eficacia y tolerabilidad es el Short Course-EPOCH-RR, (SLP 68% y SG 84%, a los 5 años de seguimiento). El linfoma de Burkitt se asocia con un seguimiento  más favorable con esquemas intensivos.

El uso durante la quimioterapia de tratamiento antirretroviral asociado (TARGA) sigue siendo controvertido y en algunos esquemas de corta duración se suspende. La  profilaxis sobre sistema nervioso central, factores estimuladores de colonias (G-CSF) y profilaxis de infecciones oportunistas es obligado en estos pacientes.

El tratamiento del linfoma primario de sistema nervioso en pacientes con buen estado general debe ser similar al tratamiento utilizado en pacientes inmunocompetentes, usando TARGA, G-CSF y profilaxis de infecciones oportunistas. En determinadas condiciones se utiliza la radioterapia.

En algunos pacientes puede estar indicada la realización de trasplante de progenitores hematopoyéticos.



Linfoma plasmablástico. Cavidad oral             Linfoma Burkitt. TAC abdomen



Bibliografía

Castillo J, Pantanowitz L, Dezube BJ. HIV-associated plasmablastic lymphoma: lessons learned from 112 published cases. Am J Hematol. 2008;83(10):804-809.

Dunleavy K, Little RF, Pittaluga S, et al. The role of tumor histogenesis, FDG-PET, and short-course EPOCH with dose-dense rituximab (SC-EPOCH-RR) in HIV-associated diffuse large B-cell lymphoma. Blood 2010;115(15):3017-3024.

Dunleavy K, Wilson WH. How I treat HIV-associated lymphoma. Blood. 2012 Apr 5;119(14):3245-55.

González-Aguilar A, Soto-Hernández JL. The management of primary central nervous system lymphoma related to AIDS in the HAART era. Curr Opin Oncol. 2011 Nov;23(6):648-53.

Gopal S, Patel MR, Yanik EL, Cole SR, et al. Temporal Trends in Presentation and Survival for HIV-Associated Lymphoma in the Antiretroviral Therapy Era. J Natl Cancer Inst. 2013 Jul 26. [Epub ahead of print]

Hleyhel M, Belot A, Bouvier AM, Tattevin P, et al; on behalf of the FHDH-ANRS CO4 cohort. Risk of AIDS-defining cancers among HIV1-infected patients in France between 1992 and 2009: Results from the FHDH-ANRS CO4 cohort. Clin Infect Dis. 2013 Jul 29. [Epub ahead of print]

Levine AM. Management of AIDS-related lymphoma. Curr Opin Oncol. 2008;20(5):522-528

Miralles P, Berenguer J, Ribera JM, Calvo F, et al. GESIDA/PETHEMA guidelines for the diagnosis and treatment of lymphomas in HIV-infected patients. Med Clin (Barc). 2008;130(8):300-11.

Oriol A, Ribera JM, Bergua J, Giménez Mesa E, et al. High-dose chemotherapy and immunotherapy in adult Burkitt lymphoma: comparison of results in human immunodeficiency virus-infected and noninfected patients. Cancer. 2008;113(1):117-25.

Ribera JM, Navarro JT. Human immunodeficiency virus-related non-Hodgkin’s lymphoma. Haematologica 2008; 93(8): 1129-1132.

Ribera JM, García O, Grande C, Esteve J, et al. Dose-intensive chemotherapy including rituximab in Burkitt′s leukemia or lymphoma regardless of human immunodeficiency virus infection status: final results of a phase 2 study (Burkimab). Cancer. 2013 May 1;119(9):1660-8

Wagner-Johnston ND, Ambinder RF. Blood and marrow transplant for lymphoma patients with HIV/AIDS. Current Opinion in Oncology 2008, 20:201–205

Wästerlid T, Brown PN, Hagberg O, Hagberg H, et. Al. Impact of chemotherapy regimen and rituximab in adult Burkitt lymphoma: a retrospective population-based study from the Nordic Lymphoma Group. Ann Oncol. 2013 Jul;24(7):1879-86.

Wong AY, Marcotte S, Laroche M, Sheehan NL, et al. Safety and efficacy of CHOP for treatment of diffuse large B-cell lymphoma with different cART regimens: SCULPT study. Antivir Ther. 2013 May 2. doi: 10.3851/IMP2572. [Epub ahead of print]

Última actualización - 11.08.2013


Linfomaymieloma.com 2007
  • Valido CSS
  • Valido XHTML 1.0 Transitional
  • Validado con TAW